R.·.L.·. Porta de Denderah nº 84
Barcelona


ÁMBITO TERRITORIAL

La R.·.L.·. Porta de Denderah Núm. 84 tiene una clara vocación universal y hace suyo, el principio: “Piensa global, actúa local”, el «think global, act local». Ejerce principalmente su actuación en Barcelona y Cataluña, bajo los auspicios de la Gran Logia Simbólica Española y su distrito la Gran Logia de Cataluña y Baleares, con la voluntad de profundizar en el vínculo fraternal existente entre todos los HH.·. del Mundo entero.

DIOMA

El idioma vehicular, oficial y ritual de la R.·.L.·. Porta de Denderah Núm. 84, es el catalán. Sin embargo, en ningún caso se desestima la posibilidad de que los miembros de la Logia, individualmente, puedan emplear, para expresarse y para su trabajo oral o escrito, la lengua castellana.

OBJETIVOS

El objetivo de la R.·.L.·. Porta de Denderah Núm. 84 es facilitar un marco de trabajo óptimo, donde desarrollar los diferentes aspectos del ser humano integralmente. En este sentido nuestros trabajos, investigaciones, estudios y prácticas se orientarán a la integración de pensar, sentir y actuar, (la Sabiduría, la Belleza y la Fuerza) de una manera armónica y profunda, a fin de que permita una integración saludable entre cuerpo, alma y espíritu, como base para el despertar a la conciencia universal.

Queremos que las prácticas y enseñanzas que proponemos conformen un corpus coherente, ordenado y progresivo, que permita un descubrimiento libre y personal del arte y la ciencia espiritual, fundamentado en la tradición, tanto occidental como oriental, desde una perspectiva completamente adogmática, integral y contemporánea.

MÉTODO MASÓNICO

Para el cumplimiento de nuestros objetivos nos dotamos de la estructura y método masónico, manteniendo inalterado el legado del que somos depositarios, al tiempo que desarrollamos las pertinentes adecuaciones a las necesidades de búsqueda espiritual de nuestros tiempos. La R.·.L.·. Porta de Denderah Núm. 84 proclama, en especial, la igualdad de derechos y condiciones entre mujeres y hombres y, por tanto, se constituye en Logia Mixta, sin limitación alguna, y no hará ningún tipo de discriminación por motivos de clase social, orientación sexual, origen étnico, nacionalidad o religión.

Nuestros trabajos giran en torno al arte de la construcción del Templo de la Humanidad. Un templo libre de sacerdotes intermediarios entre el individuo y la totalidad, libre de dogmas de ningún tipo, ni de obediencia a nadie que no sea el propio espíritu, y sin otras limitaciones que la de la misma metodología de trabajo que nos proponemos.

Una de las características fundamentales, que recogemos de la tradición masónica, es la del libre pensamiento, personas libres, libremente asociadas para llevar a cabo tareas libres. Sin olvidar que esta libertad, en ningún caso, puede indicar falta de dirección ni de estricta metodología, porque sin objetivos y determinación ninguna libertad puede ser alcanzada.

LIBRE PENSAMIENTO

La R.·.L.·. Porta de Denderah Núm. 84 no hace una interpretación dogmática de los símbolos y no determina su significado, porque reconoce a cada miembro la más absoluta libertad de pensamiento y de conciencia para averiguarlo, mediante su propia búsqueda de la verdad y de testimoniar ante los demás las conclusiones que personalmente haya podido deducir de su estudio y experiencia, sin nunca pretender imponer esta interpretación a los demás.

ÁMBITO IDEOLÓGICO

La R.·.L.·. Porta de Denderah Núm. 84 es una asociación totalmente desvinculada de partidos políticos, organizaciones religiosas y de ninguna asociación o fundación vinculada con estos.

Nuestros trabajos abren “a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo” y en sintonía con “el Progreso de la Humanidad”. Y, como aclamación, tenemos la triple divisa: “¡Libertad! ¡Igualdad! ¡Fraternidad! “, que conlleva ya de por sí toda una declaración de principios, abierta a todas las corrientes políticas y religiosas que compartan estos fines.

El Gran Arquitecto del Universo es un término característico de la tradición masónica que se refiere a la inteligencia generadora de la existencia, sin ningún intento de definir su esencia final. Sin embargo, entendemos que el mundo material es el reflejo, condensación o cosificación del mundo espiritual. En este sentido no podemos considerarnos ni ateos, ni materialistas.

El Progreso de la Humanidad es otro concepto estrechamente vinculado a la tradición masónica, que se refiere a la capacidad de desarrollo del ser humano y del servicio al conjunto de la sociedad en su progreso compartido. Por lo tanto, nuestros trabajos tienen una clara orientación progresista, buscamos la soberanía personal en el marco de una responsabilidad social en equilibrio con la naturaleza.

¡Libertad! ¡Igualdad! ¡Fraternidad! Esta aclamación es nuestra triple divisa. Entendemos que se refiere a tres aspectos fundamentales, no sólo de un camino de perfeccionamiento personal, sino de tres aspectos insustituibles de la vida social, que correctamente comprendidos y coordinados pueden llegar a constituir los pilares fundamentales de una sociedad, que lleve hacia un nuevo estadio evolutivo del progreso de la Humanidad.

En primer lugar tenemos la Libertad, que es un anhelo intrínseco de toda persona y a la vez, de toda comunidad, que se ve condicionada por elementos ajenos a su propia determinación. Es el derecho de cada individuo, de cada sociedad a buscar de manera autónoma su propio camino de desarrollo del libre pensamiento, del libre sentimiento y de la libre acción. En última instancia, de liberarse de sus propias máscaras, para reencontrarse con el sí mismo real. Este proceso de investigación hay que situarlo en el ámbito cultural, donde todos los aspectos del conocimiento -científico, religioso, artístico, educativo y sanitario- tengan la libertad de desarrollarse, ajenos a injerencias de orientación política y de intereses económicos. Confiar en la propia capacidad de elección, de orientación y de gestión a las personas implicadas en cada ámbito es la única opción para posibilitar un desarrollo verdaderamente libre de los impulsos evolutivos del hombre. Es lo que podemos llamar la Libertad en el Ámbito Cultural.

En la Igualdad en el Ámbito Jurídico, todos tenemos los mismos derechos y deberes ante la ley. Por tanto, no puede haber discriminación ni privilegios hereditarios, de conquista, de casta, de origen, de raza, de sexo, de religión, de ideología, de morfología o de capacidad adquisitiva. La Igualdad ante la ley en ningún caso debe suponer ningún tipo de uniformidad, ya que atentaría directamente sobre el principio de Libertad, sobre el derecho a la diversidad. En este sentido, el concepto de Igualdad debe tener como fundamento la equidad, ya que las leyes son iguales para todos y se aplicarán en función de las capacidades, posibilidades y circunstancias de cada caso.

Por ello, la Fraternidad en el Ámbito Económico es fundamental. Sin una distribución solidaria de los bienes materiales y temporales no es posible la Igualdad y por tanto, no hay Libertad. La economía se ha de regir por el principio fraternal del bien común, que en ningún caso debe limitar la libertad de elección. Una vez más no se trata de que todos tengan lo mismo, sino que se puedan ofrecer de forma solidaria y equitativa las oportunidades para el desarrollo de las propias iniciativas individuales y colectivas en beneficio de la humanidad y por lo tanto, del planeta del que formamos parte.

 


GALERÍA DE IMAGENES

FICHA TÉCNICA

R.·. L.·. Porta de Denderah Núm. 84

Oriente de Barcelona

Gran Lògia Simbòlica Española  (G.·.L.·.S.·.E.·.)

Gran Lògia de Catalunya i Balears (G.·.L.·.C.·.B.·.)

Rito Antiguo i Primitivo de Memphis–Misraim  (R.·. A.·. P.·. M.·. M.·.)

Nuestro email: portadedenderah@glse.org