6 de Enero de 2021

2021: La GLSE da un paso hacia la luz

Este largo letargo nos ha incrustado en Babia, ha sido como un bofetón inesperado que ha desviado nuestra atención y nuestro trabajo.

A la hora de aclarar cuáles eran los desafíos del pasado 2020, quedamos inmovilizados en una nueva dimensión, imprescindible para ayudar a romper la cadena de contagio y prevenir o eliminar los factores coadyuvantes: tuvimos que evitar los encuentros sociales, en nuestro caso las Tenidas. Esto resultó clave para conseguir que las personas y el virus dejaran de viajar a una velocidad desconocida hasta ahora por la humanidad. Pero este parón también generó apatía, desmotivación, cansancio, desilusión y tristeza.

Los valores de la Masonería nunca cambian, pero nuestra forma de encarnarla y compartirla se ha tenido que adaptar y moldear. Lo hemos hecho gracias a la fuerza que nos sostiene: dos pilares antiguos, que representan la Unidad resultante del ser y la Unidad resultante del Amor. Una Unidad Dual clave, razón por la que estas dos columnas se han conservado en el legado masónico. Pilares que contienen significados infinitos y profundos.

Pilares que contienen significados infinitos y profundos.

La Gran Logia Simbólica Española desea en 2021 generar energía y transformar el pensamiento en acción. Romper un patrón de letargo que nos bloquea para mostrar la Masonería de hecho y no de ficción, a través de pequeñas acciones que desoxiden y actualicen valores eternos.

Nuestra identidad como masones comprende trabajo en nosotros mismos como individuos, pero también como fraternidad. ¿Podemos seguir pensando en la Masonería solo desde afuera hacia adentro? Si desechamos el negativismo podremos convertir la objeción en un desafío. Es un compromiso de ahora para el futuro sacar el concepto de Masonería de las estanterías y poner sus valores en acción.

A pesar de haber sido cortejados por el mundo de la publicidad inteligente, no hemos sucumbido a la “agenda” de la publicidad. La escuadra y el compás, nos han ayudado a seguir aprendiendo sobre el mundo que nos rodea y comunicarnos con él de una manera discreta, pero efectiva.

Las herramientas están a nuestra disposición, pero yacen esparcidas por los Talleres, escondidas en relaciones que se han desvanecido y atrofiado debido a las circunstancias del 2020. Pero, demos un paso hacia la luz ¡Vamos a darles un buen uso!

Aunque cada Logia tiene una identidad individual y valiosa dentro del contexto de la Masonería y dentro de la Gran Logia Simbólica Española, hay mucho que aprender y compartir unos de otros. Es Tiempo para energizar la Masonería. La GLSE tiene planificadas actividades significativas para poner los valores masónicos en acción.

Estamos fortaleciendo las habilidades de comunicación: nuestro equipo ha logrado que la Newsletter, Facebook, Twiter, Youtube, Instagram y Web tengan cerca de 15.000 seguidores, gracias a una comunicación abierta y positiva.

Tenemos en cuenta los talentos de nuestros miembros y, gracias al Círculo de Solidaridad de la GLSE, se están construyendo comunidades de expertos para ayudar, de artistas y creadores, además de apostar por el seguimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Mejoramos la accesibilidad a la Masonería a través del alcance público. Trasladamos la Masonería al siglo XXI. ¡Somos la Masonería del siglo XXI!