1 de Agosto de 2019

Diario de Avisos entrevista a Ascensión Tejerina

“Tengo una teoría que no le gustará a la masonería que no admite a la mujer. Creo que las únicas organizaciones que practican la masonería son las organizaciones que trabajan en la mixticidad hombres y mujeres en conjunto. Si decimos que queremos construir un individuo mejor, para que luego ese individuo pueda construir una sociedad mejor, no podemos justificar en nuestra época, bajo ningún concepto, que se quiera construir desde organizaciones exclusivamente masculinas. Si la masonería va implícito que nos construimos a nosotros mismos para construir una sociedad mejor, es imposible aceptar que una organización masónica excluya a una parte de la humanidad. Si tenemos los principios de libertad, igualdad y fraternidad, no puede haber una igualdad excluyendo a la mujer, o cualquier etnia o lo que sea. Dentro de la masonería tienen que estar representadas todas las partes que forman la sociedad. Si no lo hacemos no estaremos respetando esos principios por los que decimos trabajar. El hombre y la mujer deben trabajar juntos”.

La entrevista finaliza con lo siguiente, cuando se le pregunta sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife otorgue a una sola obediencia la gestión del Templo Masónico, en proyecto de rehabilitación: “Creo que no sería bueno. Cuando fui presidenta de la GLSE envié una carta al Ayuntamiento pidiendo que se convirtiera en un centro de interpretación o investigación de la masonería, una biblioteca o un centro cultural que repercutiese en un beneficio para los ciudadanos. Un lugar donde las organizaciones masónicas puedan celebrar charlas, cursos, reuniones o asambleas. Sería un gran error invitar solamente a una de las organizaciones masónicas, y mucho más grave si esa obediencia es la que excluye a la mujer, porque estaríamos ante un tema grave. El Ayuntamiento estaría apoyando a organizaciones que discriminan a la mujer entre sus miembros en vez de apoyar a todas”.