12 de Septiembre de 2019

El Gran Maestre trabaja en Tenerife por la unidad de la Masonería

El Gran Maestre de la GLSE, Xavier Molina Figueras, ha viajado de nuevo a Tenerife y con una agenda tan apretada como la del otoño anterior. El miércoles, 11 de septiembre, dio una conferencia en el Museo de la Naturaleza y el Hombre, de Santa Cruz, con el título “La Masonería ante la generación de los millenials”, en la que hizo una brillante presentación del hecho masónico en el siglo XXI y para las generaciones que casi han nacido conectadas a internet. Estos son los que no pueden entender que haya organizaciones que dicen trabajar por el bien de la sociedad mientras discriminan a las mujeres, como sucede todavía con la Masonería autodenominada “regular”.

Al día siguiente, jueves 12, el Gran maestre se reunió con la Alcaldesa de la capital tinerfeña, Patricia Hernández, a quien regaló dos libros (“Una mirada a la Logia”, de Javier Otaola, y “Masonas”, de Yolanda Alba) y a la que invitó formalmente a la próxima Asamblea General de la GLSE, que se celebrará en Santa Cruz de Tenerife en los primeros días de junio de 2020. Hablaron de muchas cosas y, como no podía ser menos, también del histórico Templo masónico ubicado en la calle de San Lucas, en la capital, que es propiedad del Ayuntamiento y que se va a rehabilitar después de décadas de abandono y usos disparatados. Molina insistió en que el edificio que debe ser gestionado por todos los masones canarios y puesto a disposición de toda la sociedad, y no puede ser otorgado a una sola organización, sobre todo cuando aquella que lo reclama mantiene la discriminación de la mujer como una de sus señas de identidad.