28 de Marzo de 2022

El gran Consejo de la GLSE aprueba la creación de tres nuevas logias

El Gran Consejo Simbólico (equipo de gobierno) de la Gran Logia Simbólica Española se reunió, con carácter ordinario, en la mañana del 26 de marzo pasado.

Imagen de los Grandes Consejeros de la GLSE tras su elección en 2021

 

El Orden del Día era apretado y comenzó con la aprobación de las actas de reuniones anteriores y la promesa o juramento de tres nuevos grandes consejeros que reemplazan a los que han causado baja desde noviembre de 2021. El total de Grandes Consejeros, elegidos por todas las Logias y Distritos, es de 20. Si se añade al Gran Maestre, que es elegido directamente por sufragio universal de todos los miembros de la GLSE, el total es de 21.

Los informes de los Grandes Oficiales dejaron claro la GLSE está creciendo a ojos vistas y bien.

Gracias al trabajo de los dos QQHH.·. Adjuntos de Interior, próximamente van a publicarse en formato digital las tres Guías de Formación de los tres Grados simbólicos (Aprendiz, Compañero y Maestro) tanto del Rito Escocés Antiguo y Aceptado como del Rito Francés, los dos más seguidos de los cuatro que se practican en la GLSE.

Su publicación obedece, entre otros motivos, a la fuerte demanda que hay de estos textos en nuestros Talleres y en organizaciones masónicas latinoamericanas.

También cabe destacar la próxima finalización de la “parte privada” de esta misma página web, que la convertirá en un medio de comunicación esencial para todos los hermanos y hermanas de la Gran Logia Simbólica Española, estén donde estén.

El Gran Canciller expuso la intensa actividad internacional, nuestra participación, gracias a su trabajo, en numerosos encuentros internacionales y la próxima firma de tratados de amistad y mutuo reconocimiento entre la GLSE y otras Obediencias liberales, tanto de América Latina como de Europa.

En este punto, el Gran Maestre destacó que la GLSE, a día de hoy, no es partidaria de auspiciar nuevas Logias propias en países fuera del territorio español, aunque las peticiones formales para ello son muy frecuentes, sobre todo en los países de América del Sur.

La GLSE tiene, desde hace muchos años, cuatro Logias fuera de España: una en Estocolmo (Suecia), otra en Gante (Bélgica, que acaba de recibir la visita del Gran Maestre) y dos en Perpignan (Francia).

Tanto el Gran Canciller como la Gran Hospitalaria pusieron de manifiesto el gran esfuerzo que las Logias y la propia Gran Logia, están haciendo para ayudar al pueblo de Ucrania, víctima de una agresión y de una guerra sobre las cuales el Gran Maestre hizo una profunda declaración hace pocas semanas, nada más comenzar la invasión. Los contactos entre la GLSE y la Gran Logia de Ucrania son estrechos y fluidos.

Todos los informes dejaron claro que la “normalización post-pandemia” de la GLSE funciona con normalidad, aunque hay que remarcar lo mucho que se trabajó durante la pandemia digitalmente. 

La Gran Oradora, Pilar Giráldez, junto al SGM, Xavier Molina

 

El Gran Maestre, a este respecto, señaló: “Quizá no somos conscientes de lo que nosotros mismos hemos hecho”. Su contacto con otras Obediencias, tanto españolas como europeas y latinoamericanas, le hizo percibir que muchas de ellas, no pudieron trabajar casi nada durante más de año y medio. “Nosotros sí. Nosotros hemos seguido trabajando, aunque fuese virtualmente; y lo hemos hecho bien, porque hemos crecido durante la pandemia, hemos aprobado Logias nuevas. Es sano criticar lo que hacemos mal, pero también es sano que se sepa lo que hacemos bien o muy bien.”

La segunda parte de la reunión comenzó con el debate, votación y aprobación de tres nuevas Logias. Una en Valencia, que nace del Triángulo masónico Palmira Luz, que se converá en Logia de rito francés.

Otra, muy numerosa, en Alicante, formada por hermanos y hermanas que proceden del Gran Oriente de Francia en España.

Y la tercera, también muy nutrida, nacerá inmediatamente en Madrid, integrada por masones y masonas que proceden del Gran Oriente Ibérico.

Con ellos, la Gran Logia Simbólica Española supera por primera vez en su historia la cifra de 900 miembros activos, en una proporción entre hombres y mujeres que se reduce visiblemente a medida que crecemos. Con los tres nuevos Talleres, se alcanza la cifra de 62 Logias activas, dos Logias de Estudios y dos Distritos; 26 han nacido en los cuatro últimos años, trabajando como Gran Maestre Xavier Molina. Un ejemplo: el Distrito Centro, que llegó a junio de 2018 con cinco Talleres, ahora tiene diez, ocho de ellos en la ciudad de Madrid.

Imagen: @El Norte - Rodrigo Ucero

Xavier Molina, tras la aprobación de las tres nuevas Logias, declaró: “Hoy, 26 de marzo, ya podemos decir que hay un antes y un después en la GLSE y en la Masonería liberal e igualitaria española. Hoy hemos puesto aquí los cimientos de la futura unidad de esa Masonería liberal a la que pertenecemos, y que lleva excesivamente fragmentada casi desde su nacimiento. Eso ha empezado a cambiar. Durante los últimos meses fueron hermanos y hermanas que procedían, en su mayor parte, de la Federación Española del Derecho Humano los que se acercaron a nuestra Gran Logia. Hoy son otros hermanos y hermanas que llegan de logias españolas del Gran Oriente de Francia y del Gran Oriente Ibérico. Este de la unidad es un largo camino que todos hemos empezado a transitar, pero en el que nos queda aún un gran trecho”.

Todos sabemos que la tremenda fragmentación de la Masonería española nos perjudica a todos. Es evidente que nos hace daño y nos desacredita ante la sociedad en el tremendo esfuerzo de normalizar la imagen de la Masonería en el país en que todos vivimos. Eso, hoy lo podemos decir, está dejando de suceder. Estamos aquí para ‘unir lo disperso’, como decimos tantas veces, y está claro que en ello estamos. Yo no creo que la GLSE sea mejor ni peor que otras Obediencias. Pero quizá por casualidades de la historia, que las tiene; quizá por errores estructurales ajenos, que siempre son posibles; y esto sí, sin la menor duda por el trabajo serio, intenso, constante y animoso de cientos de Hermanos y Hermanas nuestros, que dan ejemplo constante de rigor y fiabilidad en su esfuerzo, hoy la GLSE se encuentra ante la oportunidad histórica de liderar la unión de la Masonería liberal en España. Ese es un sueño que hoy puedo decir que estamos en condiciones de cumplir, antes o después. Y con nuestra mejor voluntad. Nuestros brazos estaban, siguen y seguirán abiertos para quienes quieran hacer en España una Masonería liberal grande, variada, seria, dinámica, sólida y fructífera”.

Después del discurso del Gran Maestre, solo quedaba aprobar y convocar la próxima Asamblea General de la GLSE, que tendrá lugar el próximo 11 de junio en Santa Cruz de Tenerife. No en vano Canarias es una de las zonas de España en que la GLSE está creciendo más y con más fuerza.