31 de Mayo de 2021

Encendido de luces de la R.·. L.·. Fraternité Universelle Hypatie nº 98 en el O.·. de Alicante

El domingo 30 de mayo se celebró en Alicante el encendido de luces de la R.·. L.·. Fraternité Universelle Hypatie nº 98.

El Gran Consejo Simbólico (equipo de gobierno) de la Gran Logia Simbólica Española, había aprobado por abrumadora mayoría la concesión de carta patente de la GLSE, en el mes de marzo, aunque se había creado en junio del 2018 como una asociación belga-francesa, mixta e igualitaria con valores masónicos, los mismos defendidos por los fundadores de la Masonería desde siempre.

El 13 de enero del 2019 pasaron a ser la R.·. L.·. Fraternité Universelle Hypatie al Or.·. de Alicante.

Los QQHH y QHas de esta Logia, rechazan todos los dogmas. Defienden un mundo mejor paras las generaciones que nos seguirán. Tienen la esperanza de que nuestros gobernantes reduzcan las desigualdades, solicitándoles controlen más las nuevas tecnologías. Exigen una economía inteligente y responsable, respetuosa con el planeta y de todos sus habitantes.

Hypatie está abierta a la diversidad. Desean participar en los debates, trabajar para lograr los cambios y adaptaciones necesarias de nuestra época, mediante la difusión y el desarrollo de los ideales: Libertad, Igualdad, Fraternidad, además del laicismo del Estado y de las Instituciones. Son fieles a los principios de la Declaración universal de los Derechos Humanos (O.N.U. 1948 y U.E. 1950).

El nombre de Fraternité Universelle Hypatie fue elegido en memoria de Hypatia, la filósofa, matemática y astrónoma griega de Alejandría. Su sabiduría, su fuerza y su belleza les inspira. Es su modelo de tolerancia: esta “martir de la filosofía” murió en el año 415 de nuestra era, asesinada. En su academia, recibía a todo aquel dispuesto a aprender, sin distinción por razones sociales, étnicas, filosóficas o religiosas.

El rito practicado por esta Logia es el Francés Moderno Rectificado. Para entender la creación del Rito francés debemos conocer la relación entre los masones de un lado y otro del Canal de la Mancha en el siglo XVIII, aunque la presencia de masones ingleses en Francia se remonta al último tercio del siglo anterior. Eran militares vinculados a la causa jacobita, es decir, de los Estuardos.

El duque de Wharton, que sirvió al pretendiente Estuardo, es considerado fundador en 1728 de la Gran Logia de Francia; algunos historiadores franceses consideran que, diez años después, fue elegido el duque de Antin como Gran Maestre general y perpetuo de los masones en el reino de Francia. Hay cierta polémica sobre fechas fundacionales, y sobre la relación entre la estructuras masónicas inglesas y francesas en las décadas centrales del siglo XVIII, debido a las diversas fuentes.

En 1773 se creaba el Gran Oriente de Francia. Su fundador fue el duque de Montmorency-Luxembourg, en vísperas de la Revolución. Se produjo en torno a un intenso debate interno entre la centralización y el cosmopolitismo; sobre cómo organizarse en las logias; la polémica sobre la elección de los cargos, (en aquellos momentos existían dignidades y oficios heredados, como lo que ocurría en muchas instituciones del Antiguo Régimen); y también sobre determinadas prácticas que nada tenían que ver con la igualdad entre los hermanos. Napoleón intervendrá en este proceso obligando a la unificación masónica en 1799, aunque algunas logias no aceptaron este proceso.

La Masonería francesa desarrolló un vivo interés por estudiar el Rito, al existir dispersión sobre lo que se practicaba en las logias. Se transmitía por vía oral y a través de las anotaciones de muchos hermanos, pero estos métodos no eran los más adecuados para mantener la unidad, generándose interpretaciones y desviaciones en función de los gustos de las distintas logias.

En 1773, el destacado masón Jean Jacques Bacon de la Chevaliere, intentará tender puentes con la rama francesa de la Estricta Observancia Templaria, un Rito masónico de mediados del siglo XVIII, creado por el barón Karl Gotthelf Von Hund, pero no culminó con éxito. También fue prominente el marqués de Savalette de Langes, que tuvo un intenso protagonismo en la Masonería, y fue en 1782 primer supervisor de la Cámara de Grados.

Mandil de Voltaire

En 1781, en la decimosexta Asamblea de las tres Cámaras reunidas, Cámara de Administración, Cámara de París y Cámara de Provincias, se planteó la cuestión de los Grados simbólicos. Alexandre Roëttiers de Montaleau fue el encargado de establecer un Rito unificado. Su vinculación con la Orden fue exhaustiva, siendo uno de los hermanos que consiguió que la Masonería no naufragara en tiempos de la Revolución.

Pero el proceso de creación del Rito fue complicado porque se produjeron tensiones entre la Cámara de París y la de las Provincias, además de que, en aras de la autonomía, había logias que querían mantener sus peculiaridades. En julio de 1785 se vota y aprueba el Cuaderno del Grado de Aprendiz. En 1786 el trabajo se termina.

El texto se entregaría a las Logias en transcripciones manuscritas con la orden de que se siguiera; al parecer, se entregaban tres copias al Venerable, dos a los dos Vigilantes, y otra al Arquitecto-preparador. La violencia e inestabilidad de la Revolución no favoreció el asentamiento del Rito, y el propio Gran Oriente de Francia sufrió una época difícil entre 1793 y 1796, (tiempos del Terror).

En 1801, se imprimió con Napoleón el “Régulateur du Maçon”, la referencia del Gran Oriente de Francia. Establecía que la Masonería pretendía hacer a los hombres virtuosos y unirlos por una profunda amistad, además de defender una vida en igualdad, como hermanos. Una declaración de espíritu ilustrado, superador de las prácticas del Antiguo Régimen. Pero, en todo caso, aún no era conocido como el Rito Francés.

El Régulateur funcionó hasta 1858 cuando el Gran Oriente de Francia revisó el Rito. Aparece el Ritual Murat, que se diferencia con el anterior por la religión: estableció que todo masón debía creer en Dios y en la inmortalidad del alma, aunque define la Masonería como “filantrópica, filosófica y progresista”. En pleno Segundo Imperio se produce una clara influencia del conservadurismo social y político de la Francia de Napoleón III. Según este Ritual, los masones deberían estudiar la moral universal, las artes y ciencias, y practicar las virtudes.

El Gran Oriente de Francia eliminó en el Convento de 1877 la obligatoriedad de dedicar los Trabajos a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, y la obligatoriedad de creer en Dios y en la inmortalidad del alma para poder ser iniciado, (inicios de la III República Francesa). En 1879, el Gran Colegio de Ritos eliminó los fundamentos religiosos. Este es un cambio fundamental en la Historia de la Masonería, aunque, los masones belgas ya habían iniciado este camino unos pocos años antes. A partir de entonces, el Rito Francés esipula que la Masonería tiene por principio “la libertad absoluta de conciencia y la solidaridad humana”. La influencia del liberalismo democrático y la presión de tendencias republicanas y laicas, son las causas de la superación de la tendencia religiosa anterior. Comienza, también, a establecerse una compleja, pero real relación entre la Masonería y el creciente movimiento obrero.

En 1887 se establece el Ritual Amiable, positivista, marcado laicismo y defensa de la secularización, (la opinión pública francesa en los últimos decenios del siglo XIX, lucha contra el poder de la Iglesia en Francia). Esto suscita una clara pérdida del simbolismo en el trabajo de los masones. El nuevo Ritual provocó que la tenida masónica como tal desapareciera, y se sustituye por una especie de reunión de hermanos sin las vestimentas masónicas. Tampoco se consideraba la necesidad de la Cámara de Reflexión. El Rito Francés caminaba en ese momento hacia el fin del sentido iniciático de la Masonería. Por otro lado, era la primera vez que aparecía el nombre de Rito Francés, además de aparecer la Francmasona: “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

Hay una nueva versión del año 1907, conocida como Ritual Blatin. En 1922 se plantea una segunda reforma, debida al General Gérard, que creaba un ritual racionalista. En 1938, se emprende una profunda revisión del Ritual por iniciativa de Arthur Groussier. Su gran contribución fue la defensa del retorno al simbolismo en el Rito Francés, respetando su carácter laico; sin el Rito se había perdido la esencia, y no se diferenciaba de otras organizaciones, clubes políticos o sociedades culturales, científicas o artísticas. Todo lo iniciático se recuperó, además de las vestimentas y los símbolos, pero lejos de las connotaciones religiosas. El Ritual de Referencia Grousier, entraría en vigor al terminar la contienda mundial, y dejaba muy clara la libertad de conciencia y el alejamiento del dogmatismo.

Posteriormente, se han realizado algunos cambios y actualizaciones en 1979, 2002, 2009 y en 2012 en relación con la incorporación de la mujer. Destaca que en el año 1955 se creó la Logia “Du Devoir et de la Raison” que se puso como objetivo restaurar el Rito Francés tomando como base el Régulateur.

Sobre el Rito Francés es imprescindible conocer, y hemos consultado, las siguientes obras:

Pierre Mollier. Le Régulateur du Maçon 1785/1801 (Edition critique) Ed. A L´Orient. 2004;

Joseph Casteli. Rite Français 1801. Le Nouveau Regulateur du Maçon. Edt. Maçonniques 2006;

Daniel Ligou. Rituels du Français Moderne 1786. Edt. Champion- Slatkine. 1991;

Pierre Yves Beaurepaire. L´Europe des Francs-maçons. XVII- XIX Siècles. Edt. Belin 2002;

Leonardo Martínez, “El Rito Francés: historia y características”, en V.V.A.A. Francmasonería. Tres siglos de la refundación moderna. II Curso de Fundamentación, Madrid, Masónica.es, 2017, pp. 25-40;

El estudio del grupo de trabajo que dirige en España Víctor Guerra sobre el Rito Francés.

 

Versiones del Rito Francés

Rito Regulador del Masón, el más parecido al rito primigenio de los modernos.

Rito Francés Moderno Restablecido, actualización del Rito Regulador dek Masón de 1801.  

Rito Francés de Referencia, confección ritual vigente en un determinado momento en una Obediencia masónica. En el caso del Gran Oriente de Francia, la última edición fue realizada en el año 2009.

La R.·. L.·. Fraternité Universelle Hypatie nº 98 celebra sus Tenidas el segundo domingo de cada mes, a las 11:00 horas de la mañana, en un lugar que solo conocen los hijos de la viuda.