6 de Marzo de 2022

Entrevista al QH.·. Brenno Ambrosini en La Tribuna de Salamanca

Nuestro QH.·.Brenno Ambrosini, Gran Canciller de asuntos exteriores de la GLSE, ha sido entrevistado en La Tribuna de Salamanca.

Brenno Ambrosini es el Presidente de La R.·. L.·. Sapienta Ars Vivendi nº 87, en el O.·. de Salamanca, Taller que busca rendir homenaje a la antigua condición de obreros y obreras para releer la realidad con espíritu crítico.  Sin falsas pretensiones, pero sí con toda la humildad y la ilusión, los y las pertenecientes a la logia se entregan a la tarea más alta y también la más inconsciente: construir críticamente conocimiento, sujeto y sociedad en Libertad, Igualdad y Fraternidad.

La Logia lleva organizando ciclos de conferencias abiertos al público desde que llegó a Salamanca como Triángulo en 2017, con el fin de acercar a la sociedad temas culturales y humanistas.

Además, el Taller desarrolla encuentros masónicos virtuales internacionales, en los que se abordan temas de trascendencia social y masónica. La coordinación es colegiada por hermanos y hermanas de las Respetables Logias: Eraclito (San Donà de Piave, Venecia, Gran Loggia d’Italia), L’Amitié d’Aquitaine (Burdeos, Gran Oriente de Francia), Pobratim (Belgrado, Serbia, también Gran Oriente de Francia) y de otros países como Portugal.

Son encuentros para conocerse, escucharse y compartir reflexiones sobre el tema que propone la Logia que lo coordina en cada ocasión.

Transcripción de la entrevista del 6 de marzo de 2022 en La Tribuna de Salamanca

"Un hombre que quiera ser masón no puede ser un fanático. Es un contrasentido. La masonería es la antisecta".

Brenno Ambrosini preside la única logia masónica de Salamanca, Sapientia-Ars Vivendi nº 87 (https://www.masoneriasalamanca.org). Explica que la base de la Masonería es la tolerancia hacia las ideas de los demás y rechaza los mitos en torno a este movimiento: "a los que dicen estas cosas de los grupos de poder les digo que vengan, que estén un año y me cuenten".

El presidente de la logia Sapientia-Ars Vivendi nº 87 de Salamanca, Brenno AmbrosiniBrenno Ambrosini preside la logia masónica Sapientia-Ars Vivendi nº 87 de Salamanca, la única organización de este tipo en la ciudad.

 

- ¿Cómo nace la idea de instalar una logia en Salamanca?

- Surgió de una logia de Madrid, hace mas de cinco años. Antes hay que solicitarlo a una obediencia, ser un número de hermanos... y nos pareció que Salamanca era un buen lugar justamente por las referencias que hubo en el pasado y por ser una ciudad importante, histórica, universitaria, donde el conocimiento se puede fundir mejor con la sabiduría, con dos universidades...  Pensamos que hubiera podido ser muy interesante intentar formar una logia, lo conseguimos y diría que por el hecho del humanismo que conlleva la masonería, el conocimiento… hay una conexión de muchos intereses en el campo del conocimiento. Y porque había personas como yo relacionadas con la ciudad, en el ambiente laboral, universitario…

- El origen de la logia se remonta a más de un lustro. ¿Qué tal ha sido la experiencia hasta ahora?

- Bien. La verdad es que el asunto del covid ha desarticulado todo. Han sido unos pocos meses que aún estamos sufriendo. En poco tiempo, de un grupo de tres personas pasamos a 15 y ahora somos una veintena. Desde hace tiempo tratamos de reunirnos dos veces al mes.

- ¿Tienen sede en Salamanca? 

- Ahora no. Estamos buscando. Nos reunimos en salas, las alquilamos… espero, no se si esta primavera, pero en otoño, tener una sede

- ¿Hay más logias en Castilla y León?

- Hablo por las mixtas de la GLSE (Gran Logia Simbólica Española). Hay una obediencia en España, conectada y regularizada por la de Inglaterra, que es sólo masculina. Te puedo decir de la GLSE, que es mixta. Hay una en Valladolid desde hace muchos años. De otras obediencias me consta que también en Valladolid hay de la masculina. En Salamanca había, pero no sé si están trabajando. En otras ciudades no hay.

" La tolerancia es un componente fundamental. ¿Qué hace falta para ser masón? Para ser masón hay que ser tolerante".

- ¿Qué hace falta para ser masón?

- Como está escrito en las constituciones de Anderson (texto fundacional de la masonería moderna): ser bueno y de buenas costumbres. Creo que este misterio que rodea a la masonería no sé hasta qué punto hace bien o hace daño. Lo resumiría con el título de un libro de Pedro Álvarez, profesor universitario jesuita, que ha estudiado a fondo la Masonería y el krausismo: es una escuela de formación ciudadana. La gente cree que la masonería es una cosa muy rara porque de vez en cuando nos ve en fotos con mandiles e historias. No sé si creen que sacrificamos cabras. La verdad es mucho más simple: un grupo de personas con distintos intereses que crecen justamente al estar en contacto con personas que tienen otros intereses y otros puntos de vista.

En mi logia hay personas de todos los credos y de todo el abanico político, pero claro, si me junto con personas que piensan como yo desde el punto de vista político o tienen el mismo credo, uno no crece. Dentro de estos grupos, no hablo sólo del que pertenezco yo, en los que hay un contacto constante con personas que piensan diferente, pero al mismo tiempo todos se rigen por un ritual de extremo respeto hacia la persona, uno empieza a abrir la mente y puede comunicar sus impresiones y sus ideas, compartirlas y debatirlas, y aceptamos las de los demás. La tolerancia es un componente fundamental. ¿Qué hace falta para ser masón? Para ser masón hay que ser tolerante, libre, creer en los valores fundamentales del hombre, ser respetuosos con las leyes… hay que ser buenas personas para serlo más. En casi todas las logias puedes encontrar todo el abanico político y lo más normal es que te encuentres desde un no creyente a un católico, un judío, un musulmán, un agnóstico…

- ¿Qué actos públicos organiza la logia?

- Muchos están focalizados desde el punto de vista histórico, alrededor de la masonería…  No nos ceñimos sólo a lo masónico, intentamos abarcar todos los campos del conocimiento. Hemos hecho encuentros sobre medio ambiente, misticismo, Europa y qué puede hacer por los jóvenes… en política y religión no nos metemos nunca. Intentamos abarcar todos los campos. A los que estamos ahí dentro nos interesa todo. Aprendemos de todo y nos interesa todo.

- Franco persiguió durante décadas a la masonería y aún hoy sigue arrastrando una imagen de secretismo, de ocultación... ¿esa imagen es una herencia de aquella represión?

- Quizá. En las generaciones mayores sigue ese sustrato. La campaña que se hizo contra la masonería fue muy gorda. Al final, durante aquellos 40 años fueron condenados por masones cinco veces más personas de las que eran realmente masones. La masonería era la excusa.

Entre los jóvenes o no les interesa o no hay ningún tipo de rechazo a priori. En nuestras logias tenemos gente muy joven. La gente piensa que es un mundo de jubilados y de mayores sin nada que hacer. En nuestra logia tenemos gente que ha entrado con 20 años y que ahora tiene 23-24. Hay de todo y es una manera, y lo han entendido, de hacer de una persona buena una mejor. Creo que los jóvenes tendrían que entenderlo más, lo que es de verdad esta forma de convivencia.

Imagen: http://villafotoblogg.blogspot.com / Museo de la Masonería, ubicado en el Colegio de San Ambrosio de Salamanca

 

- ¿No hacen proselitismo?

- Está prohibido. Si alguien está interesado, le explicamos, pero no le vamos a prometer el oro y el moro si entran. Por estatutos lo tenemos prohibido.

- ¿Ha visto la recreación de la logia del Centro Documental de la Memoria Histórica?

- Muchas veces

"Sigo sin entender cómo una persona (Franco) le pudo coger tanto hastío a una asociación de libres pensadores, sabiendo que su hermano era un masón relativamente importante y que él quería entrar".

- ¿Qué le parece?

- Intento pensar lo que le puede parecer a alguien que va allí y que no sabe nada de Masonería: es para huir. Es absurda. Está hecha todo con piezas buenas sacadas de otras logias... pero ves a los tres capuchones y te echas para atrás. O un esqueleto colgando. Desde el punto de vista masónico también es un desastre porque mezcla de todos los grados habidos y por haber. Es una locura.

Sigo sin entender cómo una persona (Francisco Franco) le pudo coger tanto hastío y usado las armas de la iglesia católica para 'fundirse' una asociación de libres pensadores y que lo consiguiera, sabiendo que su hermano (Ramón Franco) era un masón relativamente importante además de un buen aviador, y que él quería entrar… no sé si quería entrar para saber qué se hacia allí dentro o pensaba que era un grupo de poder.

- ¿Lo son?

- No somos un lobby si dentro de la logia hay un profesor universitario, un jubilado, un repartidor, un jardinero… somos gente de todos los grupos sociales, credos e ideologías.

"En España hay muy pocos masones todavía, 4.000 o 5.000. En Francia, sólo una obediencia del Gran Oriente de Francia tiene 45.000".

Archivo General de la Guerra Civil

 

- En otros países no sucede como en España. Las autoridades presumen de ser masones.

- Y lo ponen en el curriculum, precisamente porque en algunos países, para ser masón tienes que tener determinados requisitos, como ser honesto, porque si no te echan de la logia. Y ser honesto no con los miembros de la logia, sino en la sociedad. Luego, como en todo grupo de personas, hay de todo. Santos no somos, seguimos siendo hombres y mujeres con nuestros vicios y virtudes, pero otra cosa es que intentemos suprimir los vicios y amplificar las virtudes.

En España hay muy pocos masones todavía. Somos muy pocos. En total, entre todas las obediencias, no se si seremos 4.000 o 5.000. En Francia sólo una obediencia del Gran Oriente de Francia tiene 45.000. Son unos 200.000 en toda Francia. En Italia una obediencia tiene más de 20.000 y hay otras mas pequeñas. Quizá también por el carácter, quizá haya que hacer un poco de borrón y cuenta nueva porque siempre estamos dándoles vueltas y haciéndonos el harakiri. Ver el carácter español y ver de qué manera se puede hacer tabla rasa y poder trabajar.

- Se decía que los masones estaban detrás del poder, que eran lo que asesoraban a los reyes...

- Seguramente habrá habido masones delante y detrás de los consejeros y los reyes. Son muchos años, pero me da risa pensar que la Masonería es una especie de entidad que influye: ¿la revolución francesa? La Masonería; ¿la revolución no sé dónde? La Masonería... si precisamente entramos en la Masonería para abrir nuestra mente. Puede ser que haya habido masones que hayan colaborado con esa revolución, pero también en el extremo opuesto, porque es una decisión libre. Y cuando uno sale de la logia o la reunión, es la misma persona.

La logia es el ambiente de trabajo para abrir más las mentes y para hacer que nuestro pensamiento sea lo mas libre y objetivo posible, eliminando la subjetividad de las pasiones, como puede ser un credo o una ideología. Un hombre que quiera ser masón no puede ser un fanático. Es un contrasentido. La masonería es la antisecta. En las sectas tienes un convencimiento y vas a piñón fijo, esto es la antisecta: cuando alguien te dice algo tú piensas y dudas. A los que dicen estas cosas de los grupos de poder les digo que vengan, que estén un año y me cuenten.

"Mi esperanza es que la logia de Salamanca cuaje y no sólo en los jóvenes, sino en los universitarios. Tener los ojos abiertos cuando oyes algo que desconoces es fundamental y veo que los jóvenes no lo tienen, o al menos no lo suficiente".

El valor simbólico del damero

 

- Tras cinco años trabajando en Salamanca ¿qué futuro le espera a la logia?

- Como todas las cosas, cuando las creas le pones mucha fuerza y florecen. Ahora es el momento de la estabilidad. Poco a poco, espero que vayan entrando más miembros. Creo que ahora tiene de verdad que enraizarse. Y espero que cuaje entre los jóvenes, porque son ellos los que después decidirán. Es una manera de formarse en un ambiente tolerante y abierto para poder razonar, además del asunto de la fraternidad, del que viene el mito del lobby: como todos somos hermanos te tienes que ayuda y no sé qué más.

Mi esperanza es que justamente cuaje y no sólo en los jóvenes, sino en los universitarios. Las carreras son tan especializadas y están canalizadas con esas dichosas competencias... se pierde todo el humanismo y el conocimiento, aunque sea ligero, de todos los campos del conocimiento, en el interés de los campos del saber que hacen que después ates cabos en tu vida y no sólo seas el mejor ingeniero o lo que sea. Si eres el mejor en eso, pero no sabes hacer nada más... y en la vida, si tienes que tomar decisiones y saberte mover, ese humanismo creo que es fundamental. El tener los ojos abiertos cuando oyes algo que desconoces es fundamental y veo que los jóvenes no lo tienen, o al menos no lo suficiente, y ellos son los que tendrán que empujar el país y convivir con los demás. Ojalá los jóvenes universitarios sepan que la Masonería es una escuela de formación ciudadana.

- ¿Cómo reacciona la gente cuando le conocen y saben que es masón?

- Depende de qué tipo de gente. Creo que puedo contar con los dedos de una mano los amigos a los que les he dicho que era masón y que evitan hablar del tema porque no le gusta. Serán dos o tres. Los demás lo más normal es que abran los ojos como platos y me digan si eso existe. La mayoría dicen que muy bien, que ya me explicarás… con naturalidad. Y con los colegas de trabajo igual: a los que le interesa me preguntan y a los que no, pues como si fuera socio de un club de golf. No he tenido ostracismo ni nada.

Conocer a Brenno Amborsini en términos de su música es llegar a la filosofía y al humanismo encontrándose, en esta ocasión, en medio del Cosmos con Beethoven: