2 de Julio de 2019

Entrevista con Luciano Romoli, Gran Maestre Adjunto de la GRAN Loggia D'Italia

Por su evidente interés, ofrecemos esta entrevista publicada en el diario "Taranto Buonasera":

Cada año, el 21 de junio, los masones se reúnen para celebrar el Solsticio de Verano, el día en que hay más luz: una pausa que señala el comienzo de la pausa estival en la actividad de las Logias.

Los masones de Puglia [región italiana de la costa del Adriático] de la Gran Logia de Italia de los ALAM [Antiguos, Libres y Aceptados Constructores], Obediencia de la Piazza del Gesù-Palacio Vitelleschi de Roma, este año han celebrado el Solsticio de verano en Martina Franca; se han reunido alrededor de 400 en la prestigiosa instalación del Relais Villa San Martino.

Entre ellos han participado en esta importante “Tenida” (así llaman los masones a sus reuniones rituales) Domenico Todisco, Delegado Magistral de la región de Puglia; Luca Dragone, Gran Inspector Provincial para el Oriente de Taranto, y, en representación del Rito escocés Antiguo y Aceptado, Paolo Maggi, miembro del Supremo Consejo.

Para esta ocasión viajó hasta Martina Franca Luciano Romoli: es el Soberano Gran Comendador y Gran Maestro Adjunto Vicario de la Gran Logia de Italia de los ALAM, y uno de los máximos representantes de esta Obediencia masónica italiana.

Nacida en el lejano 1910, la GLDI, en su centenaria historia, ha contado en sus filas con personalidades importantísimas como Gabriele D’Annunzio o Totò, por citar solo dos entre las más populares.

Buonasera Taranto ha hecho una entrevista en exclusiva con Luciano Romoli:

P.- Hoy, muchísimos jóvenes se acercan a la Masonería con interés; buscan conocerla mejor y adherirse a ella. ¿Por qué?

R.- En un tiempo como este, caracterizado por la ausencia de grandes ideales y sobre todo por la falta de planes de proyecto de vida, ya sea desde el punto de vista práctico o desde el institucional, la Masonería es más actual que nunca porque propone a los iniciados un camino de crecimiento interior que luego se transforma naturalmente en crecimiento personal y social. Además la Masonería, al contrario que otras organizaciones, no pone límites en la búsqueda de sus adeptos; eso es lo que sucede en nuestra Obediencia, la Gran Logia de Italia, en la que acogemos a toda la humanidad, lo mismo hombres que mujeres.

P.- Una de las características de la Obediencia de “Piazza del Gesù” es precisamente esa, la de admitir mujeres en sus Logias. ¿Lo consideran un valor añadido?

R.- Si se piensa en que hoy habríamos podido tener tranquilamente a una mujer en el lugar del hombre más poderoso del mundo, el presidente de Estados Unidos; y que, mirando a nuestro continente, uno de los políticos más importantes de los últimos años es Angela Merkel, entonces se ve claro que la Historia ha convertido en anacrónicos y ha superado los motivos que, en un pasado lejano, llevaron a la exclusión de las mujeres en nuestras Logias. Desde 1958, de hecho, la Gran Logia de Italia acoge a las mujeres en las más de 500 Logias que hay en todo el territorio nacional. Con todo el respeto hacia las otras Obediencias que, como las iniciaciones son solares, siguen sin admitir mujeres en sus trabajos, si hablamos de un camino de crecimiento interior, no podemos ni pensar en excluir a la mitad de la humanidad.

P.- Con demasiada frecuencia alcanzan los honores de los titulares “asociaciones” de inspiración masónica, pero muy alejadas de la tradición iniciática de la auténtica Masonería. ¿Cómo puede saber uno a qué Obediencia dirigirse?

R.- Quiero dejar claro que nadie tiene el “manual de la búsqueda masónica”. Nosotros, en la Gran Logia de Italia, podemos decir que hemos elaborado nuestro propio sistema de búsqueda. Pero en tanto que, de hecho, es el corazón el que influye en el intelecto, cada cual es libre de buscar como mejor sepa hacerlo. En el ámbito del recorrido masónico, sin embargo, un joven debería buscar en aquellas Obediencias que, nacidas hace cientos de años, desde el punto de vista histórico y tradicional, garantizan una continuidad en relación con el sistema de búsqueda masónica.

Personalmente he tratado de sensibilizar a algunos importantes políticos para alcanzar una propuesta para una ley específica sobre las asociaciones. Pero, después de un entusiasmo inicial, siempre nos paramos porque –debo suponer– mientras nosotros nos reunimos bajo el total respeto al artículo 37 del Código Civil, hay otras organizaciones que no tienen el menor interés en ser reguladas ni sometidas a normas.

P.- En este periodo asistimos en Italia a un recrudecimiento de las actitudes antimasónicas por parte de “cierta política”. Según usted, ¿por qué?

R.- El pasado 2 de marzo nosotros, la Gran Logia de Italia, organizamos en Roma un gran acto público sobre el papel de la Masonería en el siglo XXI, en una Europa en crisis. En ese acto participaron representantes de 26 Obediencias masónicas europeas, entre las que estaba el Gran Oriente de Francia. Para moderar los trabajos llamamos al periodista Roberto Giacobbo, el popular presentador televisivo de Voyager y de Freedom oltre il confine [Libertad más allá de las fronteras], que alguna vez nos ha confesado que, cada vez que en un programa suyo aparece la palabra Masonería, la audiencia sube un 30%.

P.- ¿Y eso qué tiene que ver con la política?

R.- Hoy es muy cómodo atraer el interés de la opinión pública usando un argumento que suscita mucho interés. Pero hablando mal de ello, obviamente.

Luego pienso que, en ciertas situaciones, la Masonería es como el comodín en el juego de la canasta: cuando no sabes qué carta echar sobre la mesa, usas el comodín. En nuestro país, cuando no se sabe a quién echar la culpa de algo, inmediatamente se habla de la Masonería, o de los “servicios secretos desviados”, o de la “Masonería secreta desviada”. Algunos deberían dar una definición jurídica de qué es esto.

P.- Obviamente, sus palabras traen a la mente a la P2…

R.- Pienso que en Italia tenemos un problema histórico asociado a la P2: hoy sería necesario atrevernos a mirarlo con ojos distintos, "historicizándolo"; estudiarlo en el contexto de aquel periodo de gran confrontación entre los bloques del Este y del Oeste. Sostengo que, en esta historia, la Masonería fue “violada”, y me explico mejor: sobre la base de mi experiencia de muchas décadas, puedo afirmar que, en una Logia regular de una Obediencia masónica italiana, una multitud de adhesiones de aquella clase, con tantos políticos, ministros y generales juntos, no puede ser un proceso espontáneo. Alguien les habría enviado, porque es imposible que hayan llegado todos espontáneamente y ¡todos a la misma Logia!

Es evidente que la P2 fue utilizada. De un asunto masónico se transformó, o fue transformada, en algo completamente distinto que, repito, va encuadrado en aquel periodo histórico concreto. La masonería, que no tiene anticuerpos para defenderse, fue utilizada para fines completamente distintos de aquellos para los que fue inventada hace más de tres siglos. En nuestras Logias no se hacen negocios, no se habla de política ni religión.

Marco Amatimaggio, Taranto Buonasera

Intervista a Luciano Romoli

Gran Loggia d´Italia