8 de Octubre de 2020

España y la Masonería en tiempos del Covid19

Recientemente, algunos medios y redes sociales publicaron la noticia de que el covid-19 había conseguido parar totalmente la Masonería española, algo que ni tan siquiera había conseguido la dictadura. Sabemos de dónde salió la información, no es ningún misterio. Cada cual es totalmente libre de hacer lo que le parezca mejor. Nos cuesta más entender cómo profesionales periodistas o con gran predicamento en la redes sociales y especializados en Masonería, interpretan que solo existe una organización masónica en España, que a la postre no representa ni la mitad de los masones españoles.

Afortunadamente para todos, la Masonería en nuestro país es rica en ritos, diversa en organizaciones, plural en ideas y fraternal entre los hermanos, pues todos nos reconocemos como tales. Las personas vamos mucho más allá que las organizaciones, incluso cuando nuestras organizaciones no tienen firmados tratados de reconocimiento mutuo. Sorprende aún más cuando quienes escriben algunos de estos comunicados grandilocuentes puede que se iniciaran en una Gran Logia… y luego saltaran a otra con la que no había tratado de amistad.

La realidad es que la Gran Logia Simbólica Española, y la mayoría de sus más de 50 logias en España, han reiniciado sus trabajos para el curso 2020-2021. Los miembros del Gran Consejo han participado en la instalación del cuadro de oficiales en casi una veintena de Talleres. No hemos recuperado la normalidad. Tenemos limitaciones de aforo, no hacemos ágapes fraternales, aplicamos las normales básicas de distancia y en algún territorio, como en Madrid, se han cancelado los trabajos presenciales temporalmente.

¿Nuestra Gran Logia es la única que ha reiniciado los trabajos? Pues no. Pero nosotros hablamos solo por la Gran Logia Simbólica Española.

Sin duda, el covid19 ha dificultado enormemente los trabajos, especialmente en personas de alto riesgo o en orientes donde los locales tienen condiciones más precarias. A pesar de ello, durante estos meses se ha conseguido mantener el número total de miembros, iniciar a otros nuevos y seguir con proyectos de nuevas logias. El pasado mes de julio se aprobó el levantamiento de columnas de dos nuevas logias. El próximo Gran Consejo de noviembre analizará solicitudes para otras dos logias más, como mínimo.

Seguimos con los trabajos por teleconferencia, y seguiremos más allá del covid19. La tecnología de las comunicaciones nos ha permitido unir a masones de territorios con dificultades de desplazamiento, a masones y masonas que no podían participar de los trabajos habituales, generar debates a nivel nacional, realizar asambleas para temas profanos... Las teleconferencias han venido para quedarse. Somos iniciáticos, sin duda. Nuestro trabajo está en el templo, por supuesto. Y las reuniones telemáticas son un complemento, no tengo duda de ello.

Simplemente, nuestro trabajo empezó al iniciarnos en un templo masónico, sigue en cada tenida, y todos sabemos que el trabajo de un masón no se detiene nunca. La Masonería en España sigue. Y sin dudarlo, seguirá. Quien quiera apearse puede hacerlo cuando quiera, pero es su decisión.

Nuestra Gran Logia se representa a sí misma y seguiremos con nuestros trabajos. Por si quedaba alguna duda.

Xavier Molina Figueras

Serenísimo Gran Maestre

Gran Logia Simbólica Española