19 de Junio de 2021

Feliz solsticio de verano 2021

En el solsticio de verano celebramos la luz cuando es más fuerte, cuando el crecimiento exuberante está en su apogeo. Al mismo tiempo, la luz comenzará a menguar a partir de ahora y deberíamos estimar la naturaleza de nuestra cosecha espiritual para cuando llegue el invierno.

Puede parecer que nuestra institución mezcla esta espiritualidad abstracta con un asurcano romanticismo religioso. O que confunda las representaciones de un culto exterior con los principios internos de la iluminación espiritual.

Sobre la diferencia entre la manifestación de una devoción exterior y el logro interior de un principio espiritual, cada librepensador llega a su propia conclusión.

La Masonería, que no carece de referencias filosóficas y alegóricas significativas, extrae representaciones de orden simbólico. 

Juan el Evangelista, a quien está dedicado el solsticio de invierno (simbólicamente mira el Origen espiritual de la Luz), parece no representar a una persona, sino a la escuela "joánica", (la más esotérica): los nombres utilizados en los Evangelios no corresponderían a personas sino a escuelas de pensamiento doctrinal.

El solsticio de verano, sin embargo, está dedicado a Juan el Bautista, quien introdujo un antiguo rito hebreo de purificación a través del agua. Anuncia y profetiza el futuro advenimiento de la Luz, que la tradición masónica ha reservado en la simbología de sus rituales.

La Luz es un símbolo que puede interpretarse de muchas maneras: creatividad, sabiduría, belleza, intuición, calor, amor, conocimiento…; es la unidad de medida del progreso de la persona iniciada, expresión del desarrollo de su propia conciencia, no erudición.

Una antigua máxima dice que: "toda forma es el símbolo de la realidad que la produce”. Cada símbolo está calificado por la luz que contiene, su propia naturaleza solar, pero el contenido está limitado por la habilidad del observador. La persona, símbolo viviente, en su triple realidad, forma, conciencia y espíritu, es capaz de irradiar la esencia espiritual que la cualifica al manifestarse.

La ausencia de Luz deja al ser humano en lo que Giordano Bruno llamó "sombras de las ideas" (inconsciente de la Idea que lo generó y que lo Anima), en el laberinto del mundo del caos moviéndose como una sombra.

El concepto de iluminación está en el centro de cualquier trabajo en el Templo y es la petición para el postulante por parte de sus futuros hermanos: para él se pide expresamente la luz.

La Masonería es una orden iniciática, que comprende una sucesión de muchas pequeñas iluminaciones. Es un instituto de cultura, una escuela de ciudadanos. Nos prepara para la renovación de cada uno de nosotros mismos, a través de pensamientos, gestos y palabras.

Este latido rítmico en el ciclo anual, el solsticio de verano, nos trae una Luz que conlleva responsabilidades.

Para muchos de nosotros, el desafiante año pasado ha sido una época de grandes cambios y el futuro nunca ha sido más intrigante.

El sol, que todavía no ha terminado de arrojar su poderosa energía sobre nosotros, marca el solsticio de verano de este 2021, tal vez como el comienzo de una época de reflexión, que representa un nuevo comienzo. Podría verse como el triunfo definitivo de la luz sobre la oscuridad (que es justo lo que se necesitamos ahora mismo después del caos).

Es el momento perfecto para celebrarnos, manifestar un futuro más positivo y celebrar nuestros logros pasados.