26 de Octubre de 2019

Inaugurada la nueva sede de la GLSE en Madrid

El Nuevo Ateneo Minerva, flamante sede de la GLSE en Madrid, es ya una realidad. La promesa que hizo el Gran Maestre, Xavier Molina Figueras, el día de su toma de posesión (9 de junio de 2018) se ha cumplido. En junio, los masones y masonas del Distrito Centro de la GLSE dijimos adiós a los añosos y estrechos (y tan queridos) sótanos de la calle del “comandante Zorita”, donde hemos trabajado durante casi diez años, y ahora la Gran Logia Simbólica Española es propietaria de un amplio espacio, a pie de calle, que contiene dos Templos masónicos, sala de Ágapes, despachos, varios gabinetes, dependencias comunes y todo lo necesario para la realización del trabajo.

Este Nuevo Ateneo Minerva, que tiene capacidad para que más de un centenar de hermanos puedan trabajar simultáneamente con toda normalidad, será compartido por varias Logias y Obediencias masónicas más de la Masonería liberal, igualitaria y adogmática, entre ellas el Gran Oriente de Francia y el Gran Oriente Latinoamericano. El domingo 29 de septiembre se celebró una “jornada de puertas abiertas” en la que los vecinos del bullicioso y expansivo barrio madrileño de Hortaleza pudieron conocer a los nuevos residentes de la zona y contemplar la gran y hermosa obra que se ha hecho en un tiempo récord.

Los nuevos Templos se inauguraron el viernes, 25 de octubre, en una solemne ceremonia presidida por el Gran Maestre y a la que asistieron representantes de numerosas organizaciones masónicas españolas y europeas.

Es lo bastante amplia como para que en ella trabajen no solo las cuatro Logias de la GLSE en Madrid (a las que pronto se añadirán dos más) sino también varias Logias de otras Obediencias masónicas, como el Gran Oriente de Francia, el Gran Oriente Latinoamericano y el Gran Oriente Femenino de España, además del Supremo Consejo Masónico de España del Rito Escocés Antiguo y Aceptado (Consejo Territorial de Madrid) y del Capítulo del Rito Francés. Pronto se unirán otras.

El espacioso templo grande de los dos con que cuenta la nueva sede se quedó pequeño el día de su inauguración oficial. Acudieron alrededor de 120 hermanos y hermanas de numerosas Logias y Obediencias, entre ellas (y además de las ya mencionadas) el Grande Oriente Ibérico, la Gran Logia General de España y el Gran Priorato Rectificado de Hispania. El resultado fue que faltó espacio y hubo que abrir las puertas para que numerosos hermanos y hermanas participasen de la ceremonia desde el vestíbulo exterior.

Los protagonistas de la noche fueron, sobre todo, dos: el Gran Maestre, a quien acompañaban varios Grandes Consejeros de la GLSE, y el presidente del Distrito Centro de la GLSE, José Luis Yagüe, coordinador del esfuerzo de todos para que las nuevas instalaciones estuviesen listas en la fecha prevista y en condiciones idóneas, como así sucedió. En la ceremonia, todas y cada una de las Logias que ya trabajan en la nueva sede entregaron un símbolo propio que permanecerá guardado, junto con los demás, debajo del Ara común; y, a su vez, el Distrito entregó a cada una de las Logias una hermosa medalla conmemorativa del acontecimiento. Al final, como establece el ritual masónico, volaron por todas partes cientos de pétalos de flores y reinó la alegría. Todo concluyó con el tradicional y multitudinario Ágape, preparado por las Logias madrileñas de la GLSE, y con un concierto a cargo de la arpista Zoraida Ávila.

La nueva sede de la GLSE en Madrid, que recibe el nombre general de Nuevo Ateneo Minerva, pretende desde el primer momento ser un lugar de unión fraternal de la Masonería liberal, adogmática e igualitaria del centro de España. Ya ha celebrado un día de Puertas Abiertas y está previsto que se celebre, al menos, uno más cada año.

Entrevista con Xavier Molina Figueras, Gran Maestre de la GLSE, minutos antes de la ceremonia de inauguración de la nueva sede de la Gran Logia Simbólica Española en Madrid, el pasado 25 de octubre. Los más que justificados nervios no le impiden en absoluto hablar con toda claridad.

Entrevista a Xavier Molina en la sede de Madrid