19 de Septiembre de 2021

Iniciaciones en la GLSE

Al encendido de luces de nuevas Logias y apertura de trabajos tras el periodo estival, alargado por la pandemia de una manera que hemos sentido muchos cuasi infinita, se le ha sumado el despertar de este inicio de curso masónico con una multitud de iniciaciones en prácticamente todos los Talleres de la Gran Logia Simbólica Española.

En el corazón de la experiencia fraterna, el ritual de iniciación masónico asimila simbolismo y tramas dramáticas dentro del espacio donde se anexan las emociones con la racionalidad de cada uno.

La representación simbólica de la muerte es una transición desconcertante hacia la Fraternidad, algo que algún historiador ha denominado "el impacto de la entrada". Es el comienzo de la comprensión del viaje espiritual hacia el objetivo de adquirir una identidad simbólica. En los masones, esa identidad es la de un trabajador de la piedra.

La muerte iniciática se considera indispensable para el inicio de la vida espiritual. El candidato es sumergido en un psicodrama a través del cual, el alma puede liberarse de las limitaciones profanas, para emprender el vuelo al mundo inteligible. Recordemos que la parábola y la alegoría son solo el comienzo, no la meta, en el descubrimiento del Ser (cf. Mateo, 13,13).

Las iniciaciones masónicas, es posible sean el corazón de nuestra Fraternidad. Nos unen entre nosotros y con cada masón del pasado y del futuro. No son simplemente palabras ni movimientos, pero sin hermanos que se unan a nosotros, y sin la experiencia adecuada para actuar como catalizadora de la transformación, no sería posible esta experiencia. Como fraternidad, la Masonería proporciona el conocimiento y la guía necesarios para los hermanos en su paso por las diferentes etapas. Pero, en última instancia, el Taller de cada Logia y los rituales, son una proyección de lo que debe tener lugar en el espacio del interior de cada uno de nosotros.

¡Bienvenidos, queridos hermanos y hermanas recién iniciados a la gran Logia Simbólica Española!