12 de Agosto de 2021

La Ciutat D´estiu de Onda Cero entrevista a Xavier Molina

El miércoles 11 de agosto a las 13:30 h, el programa La Ciutat D´estiu dirigido por Jaume Mas, en Onda Cero, ofreció una entrevista con el Serenísimo Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española, Xavier Molina.

Xavier Molina, Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE). Imagen de Sergio Méndez

Xavier Molina, Gran Maestre de la Gran Logia Simbólica Española (GLSE). Imagen de Sergio Méndez

 

En esta interviú se abordaron temas muy interesantes que Xavier Molina centró abiertamente y de manera afable. Transcribimos los más significativos de la entrevista radiofónica, cuyo link incluimos al final de este artículo, por estar realizada en catalán.

Entrevistador: Mucha gente asocia la Masonería con una sociedad secreta a quien se le atribuye una capacidad de influencia enorme. La Masonería moderna tiene más de 300 años de historia y se ha repartido por todo el mundo, de punta a punta. Pero, ¿qué hay de cierto? Hablamos con Xavier Molina que preside la Gran Logia Simbólica Española, como serenísimo Gran Maestro.

“Nuestro sino, lo que estamos buscando, es que la gente desconecte un poco de su vida normal y se abstraiga en un trabajo que les ayude a abstrarerse en sí misma y a conectar con los demás”.

Entrevistador: Ahora comentaba que se puede creer o no creer en Dios para estar dentro de la Masonería, pero según las corrientes. Por lo que tengo entendido las Logias se agrupan en la Gran Logia Española o en la Gran Logia Simbólica Española. ¿Qué diferencia hay entre una y otra?

“Yo tengo el honor de presidir la Gran Logia Simbólica Española; la Gran Logia de España es otra organización masónica. Somos las dos más importantes en nuestro país. Las diferencias las podemos enumerar de forma rápida: la Gran Logia Simbólica Española es mixta; admite mujeres desde hace muchos años en plena igualdad de condiciones. La Gran Logia de España no admite mujeres: es una organización exclusivamente masculina”.

A nuestra organización le cuesta entender y compartir este planteamiento del pasado, que es la discriminación por ser mujer.

Y, por otro lado, la Gran Logia Simbólica Española acepta que una persona tenga fe en una verdad revelada, que una religión forme parte de su ámbito personal, o no y, por lo tanto, creer o no creer, es algo que depende de cada individuo.

Cada una de las Grandes Logias, representamos las dos corrientes existentes a nivel internacional: una más tradicionalista o conservadora, la anglosajona, que yo diría que ahora está siendo puesta en cuestión; y la nuestra, que encarna las ideas de siglo XXI, de tradición francesa.

Entrevistador: Por lo tanto, si fuéramos a uno de estos encuentros o tenidas, ¿veríamos mujeres y veríamos la celebración digamos en plena igualdad?

“Totalmente. Fui elegido en el cargo tras la presidencia de una Serenísima Gran Maestre. Es cierto que las mujeres que actualmente trabajan en las Logias de la Gran Logia Simbólica Española deben rondar entre un 30- 35 por ciento del total de integrantes. No estamos en una pura paridad, pero la entrada es totalmente libre y no hay discriminación en función de género, religión, creencias o por convicciones políticas”.

Esta diversidad genera y enriquece los debates. Por lo tanto, nosotros podemos hacer un trabajo con nosotros mismos y con los demás mucho más rico: cuanta más diversidad, Tenidas más abiertas.

A las Tenidas, normalmente, sólo pueden asistir los miembros de la Logia u otras personas que reconocemos, como visitantes. Es lo que nosotros llamamos personas iniciadas; la actividad, los debates o los trabajos se realizan con un ritual que debe conocerse. “Si no se conoce, estás como un pez fuera del agua. Para practicar el ritual se precisa de unos mínimos conocimientos. Además, debemos poder proceder en los debates con tranquilidad y con toda la confianza del mundo; lo que se busca en esta reserva, no es secretismo si no que cada persona que está allí pueda dar su opinión con total libertad”.

Primer encuentro nacional de Compañeros de la GLSE

Primer encuentro nacional de Compañeros de la GLSE

 

Representamos una tradición donde somos libres de poder expresar nuestras opiniones y ser escuchados sin interrupciones: no es algo habitual, no ocurre en nuestro entorno laboral o en nuestro círculo próximo. Que las personas sean plenamente libres para dar su opinión es una de las bases de la Masonería. “Cualquier persona que forma parte nuestra organización puede expresarse con total libertad, dentro del respeto, evidentemente”.

Entrevistador: Para entrar, no sé si es un proceso muy largo ni cómo se contacta. Están en las redes, pero no sé si es muy rápido el acceso ni si es fácil.

“Yo diría que no es un proceso complicado”. De hecho, nuestra página web contiene un formulario, en el que se solicitan datos básicos y una vez enviado, nos ponemos en contacto con el interesado. Más adelante, debe realizarse una solicitud formal: si esa persona comprende que no somos un club social y no está inmersa en otras confusiones, se sigue adelante con el proceso.

Nosotros tratamos de presentarnos para evitar conceptos erróneos; una vez superada esta etapa, se realizan tres entrevistas por miembros de una logia. Estas conversaciones personales sirven para asegurar que el candidato o candidata tiene muy claro donde va a ingresar y qué actividades se llevan a cabo.

“Queremos que el proceso de iniciación de una persona, cuando accede a la Masonería, sea un proceso consciente, no por curiosidad, diversión o cualquier otro nimio motivo; un proceso consciente que realmente tenga una utilidad pareja, compartida con todos los miembros que forman una logia”.

Entrevistador: Hemos hablado de la entrada. No sé si la salida es también un proceso que digamos se realiza de manera paulatina, porque algunos sectores, sobre todo religiosos, han tachado la Masonería en algunos momentos de secta.

“Es realmente falso. Es mucho más difícil entrar que salir. Y es más que suficiente solicitarlo de manera oral, pero suele expresarse por escrito la petición de salida”.

Entrevistador: ¿De dónde surge esta pátina negativa que aún tiene la Masonería?

Aquí hay una marca que separa dos puntos históricos muy importantes. En primer lugar, la Masonería cercana a Inglaterra y su visión más tradicional que, en un momento dado, hace 300 años, con una perspectiva muy moderna, intenta reunir católicos y protestantes en un mismo foro, al observar una falta de diálogo o una división obsesiva de la sociedad en función de temas religiosos, y que esto no puede ser: una Institución donde pueda hablarse con toda la libertad del mundo.

Por lo tanto, se erige Masonería como una organización sin preeminencia a ninguna creencia religiosa, sino que admite que cualquier creencia religiosa puede ser válida. Y eso trastorna mucho a la Iglesia Católica, que crea una visión negativa hacia el masón, que no cree en una verdad absoluta, sino que cada uno puede tener su percepción y no seguir la clásica católica.

Pensar que la Masonería era o es anticlerical no se ajusta a la realidad: el más alto cargo de la Masonería y de la Iglesia Anglicana es el rey, por lo tanto, la Masonería ha sido y es, en la rama inglesa, religiosa.

19th Century Freemasons, illustration

Ilustración con masones del siglo XIX

 

Pero esta visión abierta y tolerante no fue aceptada ni en el siglo XVIII ni en el XIX. No solo nos referimos a los estamentos y las clases dirigentes de la Iglesia Católica. Nos referimos en segundo lugar, a los regímenes dictatoriales o los regímenes poco democráticos.

No gusta en absoluto que haya esta democracia, esta libertad de opinión sin ningún tipo de control como la hay en nuestra Institución. No les gusta en absoluto un sistema como la Masonería, donde se generan debates en privado.

“Yo creo que estas son las dos patas que han generado, en un primer momento, en la iglesia un rechazo muy importante y luego, en un segundo momento, en regímenes dictatoriales, como el Franco en España.

Además, el franquismo fue más nocivo por su alianza con la Iglesia católica.

Anteriormente, las reiteradas condenas papales hicieron relucir la histórica catolicidad de España, el país “Luz de Trento, martillo de herejes”. No podía ser compatible, por tanto, como diría Sagasta, ser masón y buen católico al mismo tiempo. Distintas vicisitudes sufrió la Masonería española en el periodo de la Restauración Borbónica, aquel que cubre los últimos decenios del siglo XIX y los primeros del siglo XX. Así que mucho antes de la dictadura de Franco, en España, hubo represión contra la Masonería.

Manifestación por Ferrer i Guardia
Manifestación por Ferrer i Guardia

 

El 13 de octubre de 1909, Francesc Ferrer i Guardia era ejecutado al alba en el foso de Montjuic. El famoso pedagogo catalán creador de la Escuela Moderna, masón, había sido acusado de ser el instigador principal de la revuelta popular contra la marcha de reservistas hacia Marruecos, conocida como “la Semana Trágica de Barcelona”.

En la actualidad, lejos de desaparecer los ataques no cesan: en Portugal y en Italia se solicita la identificación de sus miembros…

 

Entrevista completa de Barcelona Directo - Onda Cero - a Xavier Molina