5 de Octubre de 2021

La GLSE con La Palma

QQ.∙.HH.∙.

Estos días todos nos sentimos algo más pequeños al ver la fuerza de la naturaleza en la isla de La Palma. Sentimientos de fraternidad que nos unen a todos los que están sufriendo pérdidas difíciles de reparar y, de la más absoluta impotencia ante el imparable empuje de la lava. Sentimientos que deben despertar nuestra solidaridad.

Con toda la humildad la R.∙.L.∙. Nueva Era, en el Oriente de Tenerife, que cuenta con HH.∙. de la isla de La Palma, inició hace unos días una campaña de captación de fondos. Somos conscientes de nuestras limitadas posibilidades, pero con ello todos nosotros queremos decir que también estamos allí, estamos con vosotros. Y lo más importante, queremos estar allí cuando la lava se enfríe. Cuando todos los periodistas del mundo abandonen la isla, los vulcanólogos regresen a sus lugares de trabajo habitual y se desmantelen los campamentos improvisados para los afectados. Las ayudas que se reciban no deben destinarse a un centro de interpretación del volcán para el turismo. Lo primero son las personas que han perdido absolutamente todo, algunos pagando aún sus hipotecas. Gente que no solo ha perdido la casa, sino su pueblo, la escuela que los vio crecer, las calles donde jugaron y se enamoraron, los recuerdos de una parte de su vida. Han perdido la tierra que los vio nacer. Todos los recursos económicos que podamos aportar, con el Estado en primer término, solo servirán para mitigar el dolor de una pérdida. No podemos permitir que a ese dolor se añada la incertidumbre por la falta del hogar o del trabajo. Por ello nuestra solidaridad empieza hoy, pero no termina mañana.

QQ.∙.HH.∙., nuestra Gran Logia no es una ONG, no nos dedicamos a la reconstrucción o a la asistencia de los desfavorecidos. Nuestro deber está con las personas, y por ende, con la sociedad. Esto no va solo de dinero. Esto va, principalmente, de seres humanos. No dudo que cada uno de nosotros siente interiormente la solidaridad y fraternidad con todos los afectados.

Hoy más que nunca la GLSE se une, del pasado al presente y mirando al futuro, para que nadie se olvide de La Palma cuando la lava se enfríe.

Un Triple Abrazo Fraternal y el Ósculo de la Paz

Q.∙.H.∙. Javier Otaola, Gran Mestre 1997-2000

Q.∙.H.∙. Ascensión Tejerina, Gran Maestre 2000-2006

Q.∙.H.∙. Jordi Farrerons, Gran Maestre 2006-2012

Q.∙.H.∙. Nieves Bayo, Gran Maestre 2012-2018

S.∙.G.∙.M.∙. Xavier Molina i Figueras