11 de Diciembre de 2020

Maxorata 95, nueva Logia en Fuerteventura

Es la cuarta Logia de la Gran Logia Simbólica Española en el archipiélago canario. Maxorata nº 95 es la primera de las cuatro que no está en ubicada en una isla que contenga, a su vez, una capital de provincia (las otras tres están en Tenerife y Gran Canaria), y certifica con toda claridad el rápido y sólido crecimiento de la Masonería liberal e igualitaria en la Comunidad Canaria.

Trabaja en la capital majorera, Puerto del Rosario. La solemne ceremonia de su Levantamiento de Columnas se producirá en enero, siempre en función de la situación sanitaria, y tiene ya varias iniciaciones en puertas.

 

Es imprecisa la información sobre quiénes fueron los primeros pobladores de la isla, lo más probable es su origen bereber: una tribu de personas espigadas, de piel clara, ojos azules y rubios del norte de África. Esta idea se fundamenta en las inscripciones libio-bereberes que se han encontrado en las montañas donde estos colonos bereberes, también llamados Majos, vivieron.

En el siglo XIV, la isla canaria de  Fuerteventura  se dividió en dos reinos guanches, regidos por Guize y Ayose. Estos monarcas se defendieron con honor, pero fueron derrotados y bautizados como Luís y Alfonso.

Maxorata (en lengua guanche: ⵜⴰⴳⴻⵍⴷⴰ ⵏ ⵎⴰⵃⵓⵔⴰⵜ, " Tagelda n Mahorat ) se denominó a los territorios de las tribus en el norte. El reino de Maxorata comprendía desde el puerto de Corralejo hasta el lugar donde está ahora situada la capital, Puerto del Rosario, antes Puerto Cabras.

Los casi cuatro mil hombres de armas que defendían la isla advirtieron bien a los piratas europeos, de manera que nunca ejecutaron en aesta sus entradas y correrías con tanta facilidad como en otras islas.

Se ha perdido enteramente la memoria de los príncipes reinó en Fuerteventura antes de la venida de los normandos.

En 1340, sobrevinieron expediciones españolas y portuguesas a las islas, seguidas por moros y traficantes de esclavos europeos, pero no fue hasta 1402, cuando comandados por los caballeros y cruzados franceses Jean de Béthencourt y Gadifer de la Salle, llegaron 63 marineros que se asentaron en Lanzarote, desde la que los invasores realizaron unas primeras incursiones en la isla.

En 1404, Bethencourt y Gadifer fundaron Betancuria, en la costa oeste, el primer asentamiento de la isla. Tras numerosas dificultades, Gadifer se hizo cargo de la invasión, mientras Bethencourt regresaba a España para buscar el reconocimiento y apoyo del rey castellano.

Al año siguiente, Jean de Béthencourt completó su conquista de la isla, estableciendo su capital en Betancuria (Puerto Rosario asumió el mando como capital de la isla en 1835).

Fuerteventura fue propiedad privada entre los siglos XV y XIX; sufrió numerosas invasiones y, como resultado, un número considerable de isleños fueron sometidos a la esclavitud. Posteriormente pasó a formar parte de las Islas Canarias.

Así que Majo o Maxos era el nombre que recibían los antiguos habitantes de Fuerteventura antes de la conquista por parte del Reino de Castilla.

Ya conocéis parte de la historia. Pronto os contaremos cómo es nuestra Logia, Maxorata nº 95.