31 de Marzo de 2021

Tres Nuevos Talleres levantarán sus Columnas en la GLSE

 El Gran Consejo Simbólico de la GLSE, aprobó la creación de tres nuevas Logias: Terre de Grenades en Perpiñán (Francia); El Olivo y la Acacia, en Jaén; y Fraternidad Universal Hypatie, en Alicante.

La Masonería en Perpiñán, ciudad francesa fronteriza e indisociable de la del Condado de Cerdaña antes de ser incorporada al Reino de Francia en 1659, cuando dejó de pertenecer a la Corona de Aragón, resalta Céline Sala en la Revista de Estudios Históricos de la Masonería, ostenta gran importancia en la segunda mitad del siglo dieciocho.

La provincia de Rosellón alberga una verdadera tradición masónica única en Francia. Prueba de ello, fue la fundación del primer taller en Perpiñán, el 6 de noviembre de 1744, bajo el distintivo título de “La Sociabilidad”, uno de los más antiguos de Languedoc-Rosellón, junto a la logia “La Antigua” de Montpellier. Se trató de la única logia masónica francesa -y europea- que mostraba la necesidad de publicitar la sociabilidad hasta en su nombre.

Perpiñán, en la segunda mitad del siglo XVIII, desarrolla una masonería civil activa cuyos orígenes permanecen oscuros.

Acercándonos a los hitos más cercanos y en común con nosotros, los hermanos españoles, no podemos sino recordar cómo el GODF rindió homenaje a los hermanos del Sur de Francia, insistiendo especialmente en el mérito de los de Perpiñán, que pasaban “noches y días durante semanas organizando el éxodo desde las mismas inmediaciones del frente español, alimentando y alojando a cientos de personas en sus hogares, a todos aquellos que pudieron albergar”. Tras la Guerra Civil española y con la terrible represión que los masones españoles y sus familias sufrieron, no cejaron en su ayuda. No olvidamos tampoco que las logias de Bayona ayudaron a los Hermanos en el éxodo vasco de 1936.

La R.·. L.·. Terre de Grenades nº 96 de la GLSE, levantará sus columnas en el O.·. de Perpiñán.

El Diario de Jaén nos citaba en el año 2014: “En nuestros talleres hay hermanos en paro en el mismo porcentaje que en el resto de la sociedad”, destaca la Gran Logia Simbólica Española en su web, www.glse.org”.

El fenix de la Masoneria coge altura en Jaén

Según Eduardo Enríquez del Árbol, en 1876 ya había tres centros masónicos en la provincia de Jaén. Dos en Linares: “La Industria” y “La Moralidad”; y el otro en Baeza, con el nombre “La Razón”. Las tres pertenecían al Gran Oriente de España.

Otra de las logias más antiguas fue “Estrella Flamígera”, que se fundó en 1879 en Pozo Alcón. “Unión Fraternal”, cuenta Ferrer Benimeli, nació en 1886, pero su germen fue un triángulo masónico más antiguo, denominado “Numa Pompilio”. En la capital se fundó la logia “Lealtad” en 1891, que tuvo vigencia hasta terminada la Guerra.

La Masonería vivió aquí su época de esplendor en el último cuarto del siglo XIX: en toda la provincia se establecieron treinta y ocho logias, que fueron disminuyendo con el tiempo hasta estancarse durante la II República (1931-1936). En este periodo, solo quedaron dos, una en Linares y otra Jaén, y los triángulos masónicos de Andújar y La Carolina.

Tras la contienda civil y la dictadura hubo un amplio periodo en barbecho hasta que, en noviembre de 2011, levantó columnas una Logia no mixta, “Juan Andrés de Vandelvira”, aunque existió anteriormente la Logia “La Sinceridad”, pionera en la Masonería al ser de las primeras estrictamente femeninas.

El triángulo “El Olivo y la Acacia” nació en 2015, cuando varios masones, principalmente de la provincia de Jaén y procedentes de diversas obediencias masónicas, decidieron fundarlo con el deseo de llevar la Masonería liberal, mixta y adogmática a una provincia donde no tenía presencia.

Convertido en Taller, dio la bienvenida tanto a hombres como a mujeres de diversa procedencia sociocultural, con la única premisa de ser personas libres, respetuosas con el orden y la ley, con un desmedido afán de mejorar tanto en su fuero interno como en su entorno social y, por ende, hacer un mundo mas justo para todos y todas.

Es una gran alegría que la R.·. L.·. El Olivo y la Acacia nº 97 trabaje con la Gran Logia Simbólica Española.

La historia de la Masonería en Alicante tiene su origen en 1870, pero existen escasas referencias sobre la creación de dos logias en Elche, que pertenecieron al Gran Oriente Nacional de España (GONE): “La Illecense” nº 18  y “La Fraternidad Tercera” nº 29.

En Alicante capital, se fundaron “Alona” nº 44 del Gran Oriente de España (GODE) y “Puritanos” nº 66 (GONE) en 1871. Prácticamente sin interrupción (a excepción del periodo 1909-1913) hay presencia masónica en tierras alicantinas, importante tanto numérica como cualitativamente en periodos como 1876-1888, 1890-1896 y ya entrado el siglo XX, entre 1918 y 1939.

La derrota de la República en la Guerra Civil y la represión provocó que gran parte de los masones alicantinos tomaran camino al exilio; otros cumplieron condena, encausados por el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo, surgido tras la Ley de 1 de marzo de 1940.

“Constante Alona” (GODF) se refunda en 1997. Más tarde llegó “Itaca” de la Gran Logia Femenina de España.

Y muy pronto levantará sus columnas en la ciudad de Alicante “La Fraternidad Universal Hypatie nº 98” de la GLSE.