Gran consejo 2019

NUESTRAS BASES

La Logia es la base de cualquier organización masónica.

Es la unidad básica de la Francmasonería. Para constituirse requiere un mínimo de siete Hermanos, tres de los cuales han de ser Maestros. No hay un máximo de miembros establecido; entre quince y cincuenta aseguran la estabilidad y el buen funcionamiento de una Logia o Taller. Cada Logia es soberana y tiene amplio poder de decisión sobre sus propios asuntos y modos de trabajo.

Esta libertad explica la gran variedad de puntos de vista y concepciones diversas que pueden observarse en la Masonería, siempre dentro de los ideales comunes de Libertad, Igualdad y Fraternidad, expresados principalmente a través del estímulo del libre pensamiento de sus miembros, la tolerancia, la defensa de la democracia, el laicismo, el rechazo de todo dogmatismo y la defensa a ultranza de los Derechos Humanos.

Si bien la Masonería es universal, las Logias se federan según los países en que trabajan, respetando la legalidad vigente en cada uno de ellos. Estas federaciones se llaman Grandes Logias u Obediencias. Se reúnen una vez al año en una Gran Asamblea a la que acuden los delegados de las Logias (con un criterio de estricta proporcionalidad democrática), para elegir a sus autoridades, reformar o reafirmar los reglamentos y abordar los temas y proyectos que les son comunes.

Órgano ejecutivo

El órgano ejecutivo de la Gran Logia Simbólica Española es el Gran Consejo Simbólico, formado por el Gran Maestre y 20 miembros (Grandes Consejeros). La elección del Gran Maestre se realiza por sufragio universal entre todas las Logias de la Gran Logia Simbólica Española. La elección de los Grandes Consejeros se inicia en las Logias, donde se eligen en función del número de miembros que las componen; posteriormente, en otro Congreso, de Distrito, son elegidos los Grandes Consejeros entre los propuestos por las Logias que forman el Distrito para, más tarde, ser propuestos a la Asamblea General.

Órgano legislativo

El órgano legislativo de la Gran Logia Simbólica Española es la Asamblea General, que se reúne por lo menos una vez al año. Todas las Logias están representadas en la misma a través de sus Diputados, representantes elegidos a tal efecto por las logias. Previamente a la celebración de la Asamblea se elige entre los Diputados al Presidente, que es instalado por el Gran Maestre; posteriormente son elegidos los oficiales de la Asamblea.

La Asamblea General ejerce el poder constituyente y legislativo de la Gran Logia Simbólica Española. Estudia y se pronuncia sobre la gestión del Gran Consejo. Aprueba el ejercicio económico del año anterior, así como el presupuesto del siguiente año. Ratifica los nombramientos de los Grandes Consejeros elegidos en los Congresos de Distrito o las Logias no adscritas a Distrito, y les toma juramento. Elige a los Maestros Jurados de la Alta Cámara de Justicia (órgano judicial) y a los Miembros de la Comisión de Solidaridad Masónica. Recibe el juramento o promesa del Gran Maestre, elegido por sufragio universal en todas las logias de la Gran Logia Simbólica Española.


La Logia es la base de la Organización.

Cada Logia es soberana y tiene amplio poder de decisión sobre sus propios asuntos y modos de trabajo.