La casa queda encendida

RITOS DE LA GLSE

El Rito masónico es el conjunto de diferentes ceremonias a través de las cuales se transmite la tradición, constituyendo un todo coherente y articulado en grados, que pueden variar en número y contenido. La existencia de varios Ritos masónicos no es algo casual ni superfluo, sino que han sido codificados como resultado de un largo proceso de decantación histórica, correspondiéndose con la evolución misma de las sociedades y lugares donde se desarrollan. Los diferentes Ritos no tienen ninguna jerarquía entre sí, cada uno de ellos corresponde a una sensibilidad y aproximación particular a la forma de ver y entender la masonería y su mensaje: la construcción del ser humano.

Rito Escocés Antiguo y Aceptado: Es probablemente el Rito más extendido y practicado en el mundo. También es el rito oficial de la GLSE y el que practican la mayoría de sus logias. Se desarrolló en Francia en el último tercio del siglo XVIII y se consolidó como tal en América del Norte, como consecuencia de la evolución del sistema llamado “escocista”. Este Rito, además de sus orígenes masónicos tradicionales, ha integrado diferentes elementos de otras tradiciones, la hermética, la caballeresca…Se trata de un Rito que combina los elementos simbólicos más tradicionales on una dinámica de funcionamiento expresiva, de búsqueda continua del conocimiento que refleja una profunda inquietud intelectual. A esto se une un fuerte sentido de fraternidad, un agudo sentido del análisis racional que invita a enfocar la vida con criterios donde lo espiritual y lo racional se complementan perfectamente.

El Rito Francés, también llamado Moderno es el más antiguo de la tradición masónica y el más cercano al rito original practicado a principios del siglo XVIII en territorio británico. Practicado en la primera Gran Logia, la de Londres y Westminster de 1717, llegó al continente por los masones británicos exiliados a Francia por razones religiosas o políticas.  Es llamado Francés porque su rápida difusión en Francia dio lugar a su primera codificación en dicho idioma en 1740; y Moderno por la aparición, en 1753 en Londres, de una segunda Gran Logia que calificó como “Logia de los Modernos” a la primera y como “Rito de los Modernos” al rito que practicaban.

El Rito Francés constituye un sistema masónico completo y coherente compuesto por tres grados simbólicos (Aprendiz, Compañero y Maestro), legado de la Gran Logia de Londres y Westminster de 1717, seguidos por cinco Órdenes Capitulares desarrollados en Francia durante el siglo XVIII. Sus ejes son la búsqueda de la Verdad, la Laicidad y la Libertad absoluta de conciencia, impulsando al ser humano a regirse siempre por la Razón; es puramente simbólico-constructivo y humanista.

Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraïm: Tradicionalmente el RAPMM o Rito Egipcio ha sido conocido por ser el más esotérico y místico de los Ritos Masónicos. Sin alejarse de los aspectos simbólicos comunes del ritual, pone su acento en una lectura alquímica y contemplativa de los mismos. 

El símbolo masónico tiene una lectura alquímica en la medida que permite una transformación interior del ser humano y tiene una lectura contemplativa siempre que se puede experimentar de forma meditativa a partir del silencio y la paz mental. 

El Rito Egipcio, recuperando la antigua mística del hermetismo, intenta comprender toda la dimensión humana, incluyendo el universo del subconsciente y el mundo onírico.  Sus rituales con claras referencias orientales intentan abrir el corazón del francmasón y conducirle a una comprensión intuitiva del proceso iniciático, como se experimentaban en los antiguos Santuarios consagrados a los Misterios más secretos.  La Masonería Egipcia, sin renunciar a los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad, alejándose de todo discurso dogmático y siguiendo el método masónico, quiere explorar la dimensión subjetiva más interior e íntima, ofreciendo un camino espiritual de completa factura masónica.

Rito Emulación: Durante la segunda mitad del siglo XVIII y hasta principios del siglo XIX, la masonería inglesa se vio dividida por la disputa entre la Gran Logia de los “Modernos” (es decir, la original de 1717) y la de los “Antiguos”, surgida en 1751. No fue hasta 1813, con la creación de la Gran Logia Unida de Inglaterra, que ambas corrientes se unifican y se elabora un ritual por la “Emulation Lodge of Improvement” que refleja esa unión, aunque según los especialistas, debe mucho más a los usos de los “Antiguos” que de los “Modernos”. El iniciado en el Rito de Emulación se caracteriza por un especial apego al conocimiento y dominio del propio ritual, dado que es éste el que dibuja el marco y contenido de las tenidas. Es a través de la práctica y estudio del texto ritual que el iniciado incorpora y reflexiona sobre los mensajes contenidos en las distintas ceremonias, ya sean ordinarias o de aumento de salario.

La Gran Logia Simbólica Española tiene Patente para la práctica en sus logias de estos cuatro Ritos reconocidos, siendo el Rito Escocés Antiguo y Aceptado el mayoritario y de referencia.

Existen otros muchos ritos masónicos, como el Rito de York, el Rito Escocés Rectificado, y también variantes de otros conocidos, como el Rito Francés Restablecido y otros más. Todos los ritos masónicos, con independencia de las obediencias que los practiquen, con un enorme tesoro cultural para la masonería universal y una herencia ritual que cada masón puede ayudar a preservar.


El Rito masónico es el conjunto de diferentes ceremonias a través de las cuales se transmite la tradición

La existencia de varios Ritos masónicos no es algo casual, sino que han sido codificados como resultado de un largo proceso de decantación histórica, correspondiéndose con la evolución misma de las sociedades y lugares donde se desarrollan

Rito Escocés Antiguo y Aceptado

Rito Francés

Rito de Memphis-Misraïm

Rito Emulación